Los divorcios son procesos complicados para prácticamente todas las personas. En ellos se mezclan multitud de circunstancias difíciles de afrontar, ya que, por un lado, está la cuestión personal y por el otro, la legal. A menudo es algo que afecta en el estado emocional, económico y familiar.

Una de las complicaciones que puede surgir es que la pareja viva con otra persona. Cuando esta circunstancia tiene lugar en la casa familiar es algo que va más allá de lo sentimental, pues puede estar en juego la pensión compensatoria o el cauce que tomará el divorcio a partir de ese momento.

Pero, ¿cómo demostrarlo?, ¿qué pasos debes seguir para que esto se pueda evidenciar ante la justicia? A continuación, te lo explicamos.

Tu ex vive con otra persona, ¿por qué es importante demostrarlo?

La noticia de que la expareja vive en la casa familiar con una tercera persona fuera del matrimonio puede resultar hiriente en algunos casos. Sin embargo, las cuestiones emocionales no son las que están en juego cuando hay un divorcio de por medio ni son el motivo por cuál te va a interesar demostrar que esto está ocurriendo. Los sentimientos de cada uno no suelen tener peso en los juzgados desgraciadamente, sin embargo, las pruebas sí.

Los divorciados con hijos que quieran recuperar el hogar van a encontrar aquí una razón de peso para hacerlo. No obstante, como ocurre en todos los procesos judiciales, esto es algo que se tendrá que demostrar con pruebas. En esta lamentable situación, puedes salir ganando si sabes jugar tus cartas, al menos desde la perspectiva de la vivienda.

Herramientas para encontrar pruebas de que tu ex vive con otra persona

Hay ciertas herramientas con las que podrás encontrar las pruebas necesarias y válidas para demostrar que tu ex vive con otra persona. Con ellas puedes acudir a un juzgado con algo más que tu palabra o tu impresión personal, pues no son suficientes para acreditar dicha situación.

Son las siguientes:

  • Pruebas documentales que certifiquen esa convivencia y que puedan demostrarlo ante un juzgado, por ejemplo, un certificado de empadronamiento.
  • Las conversaciones registradas por audio o mensaje de texto en las que se indica que convive con otra persona en la vivienda. Eso sí, la persona que muestre esta prueba debe participar activamente en la conversación, pues no se pueden interceptar las conversaciones privadas de terceros.
  • Los documentos que son privados también son válidos para acreditar esta situación, con ello nos referimos a las facturas de suministro como la luz o el agua que puedan estar a nombre de las dos personas.
  • La declaración de testigos puede ser crucial para mostrar esta realidad. Pueden ser vecinos o amistades que hayan visto con claridad cómo estas dos personas tienen una relación de convivencia en el hogar familiar.
  • Los detectives privados pueden hacer informes que verifiquen dicha convivencia haciendo un trabajo de seguimiento, registrando las entradas y salidas de la vivienda y aportando pruebas visuales.

Acudir a los detectives privados será uno de los métodos más seguros, pues son los profesionales que están cualificados para obtener pruebas de forma totalmente legal y sus informes son válidos en los juzgados. Además, ellos también pueden encontrar otros documentos que vienen en esta lista con medios totalmente lícitos. Para ello debes contar con expertos en este ámbito concreto, aquí te dejamos el enlace para contactar con ellos: https://www.doverty.es/detectives-privados-toledo

Antes de comenzar a recopilar pruebas, lo ideal es consultar con dos tipos de profesionales indispensables: los abogados de divorcios y los detectives. Con este equipo tan sencillo a tu disposición habrá muchas más garantías de poder demostrar lo que deseas y te podrán informar mucho mejor de tu situación actual, tus posibilidades y los pasos a seguir.

Vender la vivienda familiar

Uno de los motivos por los que te puede interesar demostrar esta relación de convivencia es querer vender la vivienda familiar. Para ello debes seguir todo un proceso completo que comienza con la demostración de que tu ex vive con otra persona en ella.

El primer paso que debes dar es la demanda de modificación de medidas ante el Juzgado de Familia. Lo ideal para hacer este movimiento es contar con un abogado especializado en divorcios que se encargue del procedimiento, que vele por conseguir una nueva sentencia y retire el derecho de uso al otro.

Una vez obtenida esta nueva sentencia, y solo si te la otorgan, puedes pasar a lo siguiente.  Será la solicitud de que el inmueble se ponga a la venta y se repartan los beneficios obtenidos de ella. El reparto se debe hacer en todo caso siguiendo el porcentaje de titularidad de cada persona.

¿Qué ocurre si se niega a proceder a esta venta? Otra vez se tendrá que apostar por la vía judicial, en este caso para que el propio juzgado ordene la venta. Es algo que hará si previamente se ha modificado la sentencia y se ha demostrado que convive con una tercera persona. Además, en el reparto de los beneficios obtenidos se le descontarán las costas, es decir, los gastos de todo este procedimiento legal.

Todo esto ocurre porque, cuando ya se ha acreditado que la vivienda está habitada por una tercera persona fuera del matrimonio, ya no es posible contemplarla como una vivienda familiar. Ni los hijos en común ni el progenitor que disfruta de la custodia tienen por qué seguir haciendo uso de un inmueble que se ha convertido en particular y que ya no se emplea como familiar, dentro del contrato del matrimonio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

link

pos4dslot

gacor

gas